El daño moral debe ser reparado

¿Cómo se valora el daño moral en términos monetarios?

Cuando nos referimos a la indemnización de un daño moral, es esencial cuestionar cuáles parámetros se tienen en cuenta para cuantificarlo en términos monetarios. Lo anterior porque se entiende que una de las formas más comunes de reparación a una víctima, es la reparación pecuniaria. Sin embargo, es una cuestión compleja dada la subjetividad de medición. Por tanto, el derecho establece tres formas para lograr la objetividad en la medición del daño moral una vez existe una violación a un derecho por parte del Estado colombiano. 

¿Qué es el daño moral?  

En un primer instante, es crucial explicar el daño moral. Este puede determinarse como la afectación sufrida por una persona referente a sus sentimientos, afecto, reputación o vida privada. En este orden de ideas, se dice que el daño moral es consecuencia de una acción en contra de una persona. Donde el daño no es directamente al patrimonio, sino un daño de tipo estético, espiritual, sentimental o de honor.  

Buen ejemplo de ello es cuando se tiene un objeto heredado y alguien lo rompe. Es evidente que existe un daño directo al patrimonio, pues el reloj representa una cuantía monetaria directa. Pero, aunque en este caso se observa un daño directo al patrimonio, también existe un daño moral, al haber pertenecido a un miembro de la familia. En este sentido, se debe reparar a la víctima del daño patrimonial, pero además del daño moral, que es causado por el hecho mencionado.  

¿Cómo se mide en términos monetarios un daño moral?  

Una vez existe un daño de tipo moral por parte del Estado, debe existir una reparación. Es motivo de discusión la manera en la que debe repararse a la víctima. Sin embargo, lo que pretende la reparación es que la víctima pueda regresar al estado previo al daño causado. Para conocer más por qué la reparación pecuniaria es una opción de reparación directa te invitamos a leer: Daño, reparación pecuniaria y pago de sentencias. 

Una de las formas de retorno que se acepta como válida, dada su universalidad y que trata de bienes fungibles, es la reparación monetaria. Claro está que este tipo de reparación puede ser subjetiva, motivo por el cual, la ley establece parámetros para aumentar su objetividad. Cabe añadir que el Consejo de Estado establece, por medio de un desarrollo doctrinal, unos topes máximos de reparación moral. Se presentan a continuación los parámetros mencionados:  

1.Se debe tener en cuenta el derecho que se lesionó.  

Dada la diversidad de derechos fundamentales, es clave conocer el derecho lesionado. Esto, porque se busca medir qué tan leves o graves pueden ser las consecuencias de dicha lesión. De este modo, es necesario como primera medida determinar cuál fue el derecho lesionado. 

2. Grado de responsabilidad  

Una de los criterios que se tiene en cuenta al momento de determinar la suma monetaria es el grado de responsabilidad del victimario. Esto implica que existe una escala de responsabilidad para quien comete el acto y de ello también depende el grado de daño moral. Es decir, no se tiene el mismo grado de responsabilidad si una persona decide de manera consciente causar un daño a un tercero, a si esto ocurre por un acto fortuito.  

Para ilustrar mejor este parámetro, es clave conocer un ejemplo. Si el Estado condena de manera injusta a una persona, existe mayor grado de responsabilidad para el Estado, si se conocía de antemano que la persona era inocente, pero se sostuvo lo contrario a si las pruebas apuntaban a que la persona era culpable de cierto acto y terminó por no serlo. Por lo cual, es necesario determinar dicho grado con el fin de decidir el monto de reparación.  

3. El Estado colombiano establece parámetros de medición 

Cuando se trata de un perjuicio moral, el Estado colombiano establece una medidas que rigen la magnitud del perjuicio. Esto con el objetivo de medir con mayor objetividad la reparación inmaterial. Para ello, se establecen niveles, los cuales miden la cercanía afectiva entre quienes acuden a la justicia con la víctima directa (Consejo de Estado, 2021). A continuación se presentan las tablas establecidas por el Consejo de Estado, donde se genera un relación entre la suma a reconocer y el posible grado de daño moral, determinado por el grado de consanguinidad. 

Reparación de daño moral
Reparación del daño moral

Es clave resaltar que en el momento que se violan diversos derechos fundamentales, estos topes tienen la posibilidad de ser ampliados. 

Recibir el pago de tu sentencia de reparación directa es un derecho  

Basado en lo anterior, es clave concluir que el pago de manera expedita de una sentencia de reparación directa es un derecho al que toda víctima debe acceder. Puesto que, es claro que, tras una injusticia, debe existir una indemnización. Hoy en día, el Estado colombiano reconoce la necesidad de reparar a las víctimas, sin embargo, su presupuesto es limitado y los tiempos de espera para recibir la reparación pecuniaria largos. En Confival, queremos que tu reparación sea lo más pronto posible para que puedas disfrutar de tu dinero hoy, cumplir tus sueños e invertir. Cotiza tu sentencia de reparación directa ahora.  

Si te gusto este post, puedes compartirlo con alguien más

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email