¿CÓMO PUEDE RECIBIR EL PAGO
DE LA SENTENCIA O CONCILIACIÓN A SU FAVOR?

CONFIVAL - 13 de Mayo de 2019

un proceso judicial en contra del Estado

en algunos casos puede llegar ser de hasta 25 años

Luego de llevar un largo proceso judicial en contra del Estado, que en algunos casos puede llegar ser de hasta 25 años, y finalmente obtener un fallo favorable, los beneficiarios y su abogado esperan recibir el pago de la condena por parte de la Nación.

El pago está estrechamente relacionado con el presupuesto asignado por el Estado que, al ser insuficiente, demora muchos años. Esto perjudica a los beneficiarios de las sentencias, revictimizándolos, pues la indemnización no llega en el momento en el que ellos lo necesitan.

Ante este escenario, existen 3 opciones para que beneficiarios y apoderados puedan obtener el dinero que les corresponde.

compra de sentencias y activos inmobiliarios

La primera de estas opciones es esperar. Si bien una persona puede ser paciente o no necesita el pago con urgencia, el inconveniente con esta opción se encuentra en el gran número de demandas en contra el Estado y el presupuesto de la Nación cada vez más comprometido, haciendo que esta espera se prolongue por años, sin tener una certeza del momento exacto en el cual se cancelará la obligación, evitando que los beneficiarios puedan disponer de los recursos ante una necesidad o, lo que es peor, falleciendo antes de recibir el pago.

La segunda opción es iniciar un proceso ejecutivo. En un principio, esto parece una buena opción, ya que un juez puede ordenarle al Estado cumplir con el fallo, sin embargo, hay que tener en cuenta que la Nación no cancela la obligación que tienen por no contar con los recursos necesarios, por lo que, aunque exista la orden del juez, el Estado no cumple con esto por la falta de presupuesto. Embargar una cuenta o inmueble tampoco genera garantía de pago, ya que por el alto número de procesos ejecutivos, la mayoría de cuentas y bienes de las entidades ya están embargados. Lamentablemente, una gran parte de estas acciones no pasan de ser un desgaste de tiempo y recursos que no logran acelerar el pago.

La última opción es vender los derechos contenidos en la sentencia o conciliación obteniendo liquidez inmediata, sin esperas procesos judiciales adicionales. Si bien, esta opción implica un costo (aproximadamente el 6% de la condena), es mínimo comparado a la posibilidad de aprovechar la indemnización con su familia y cumplir con su proyecto de vida.

En conclusión, las opciones son seguir esperando al Estado, iniciar un nuevo proceso judicial o recibir su dinero ahora, vendiendo la sentencia.

¡La decisión está en sus manos!