Gracias a Confival

mujer recibe anticipadamente una indemnización y la invierte en el futuro de su familia*

El 1 de mayo de 2010 hubo un enfrentamiento armado entre el Ejército Nacional y el sexto frente de las FARC en el resguardo indígena Huellas, en el municipio de Caloto, Cauca.

Durante el enfrentamiento, los miembros del Ejército Nacional se atrincheraron en las viviendas del resguardo, lo que ocasionó el impacto a la vivienda del señor Juan Tierradentro*, su esposa Viviana Jojoa y sus hijos con un artefacto explosivo. Aquel impacto generó graves heridas y, posteriormente, la muerte del señor Juan.

Después de esto, la señora Viviana perdió no solo a su esposo, sino a la persona que sostenía económicamente a la familia. Esto le generó problemas emocionales y financieros, porque ahora ella tenía que convertirse en madre cabeza de hogar de dos niños, a los que tenía que garantizarles vivienda, alimentación, educación y una vida digna.  

Después de un proceso judicial de 5 años, que comenzó en el 2011 y finalizó el 15 de noviembre de 2016, se condenó al Estado Colombiano a indemnizar a la señora Viviana y a sus dos hijos.

La familia se acercó a Confival, ya que se dieron cuenta que el tiempo de espera para obtener su indemnización podía prolongarse varios años y la situación de su entorno es bastante difícil, en su pueblo hay pocas oportunidades de trabajo y necesitaba una fuente de ingreso para sostener a sus hijos.

Teniendo en cuenta esta situación, ellos se acercan a Confival, con el fin de recibir el pago anticipado de su sentencia. Mediante la cesión de derechos y la notificación a la entidad Ministerio de Defensa, se le reconoció a Confival la compra de la sentencia y Confival pagó, en diciembre de 2018, el valor de la indemnización a la señora Viviana.

Confival pagó en este caso 250 millones de pesos, con lo cual doña Viviana montó un negocio en El palo, que es un punto conector de varios corregimientos en el Cauca. El negocio le ayuda a tener un ingreso constante para sostener a sus hijos, quienes están en el colegio y estarán próximos a entrar a la universidad.

Doña Viviana puede ahora transferir el beneficio de la sentencia a próximas generaciones, invirtiéndolo en algo productivo que le va a ayudar a garantizar una buena educación a sus hijos.

Según información que pudo obtener Confival a través de derechos de petición, actualmente el Ministerio de Defensa está pagando sentencias radicadas en febrero de 2015. Teniendo en cuenta estos tiempos de pago, no se tiene certeza de cuánto tiempo hubieran tenido que esperar, la señora Viviana y sus hijos, para el pago de la indemnización si hubieran seguido con el proceso normal del pago de la sentencia.  

Ahora, gracias a que hicieron el acuerdo con Confival, la señora Viviana puede brindarle educación a sus hijos y garantizarles una vida digna y productiva.

*Los nombres de los protagonistas de la historia fueron cambiados por seguridad de los familiares.